Leche de Almendras

La leche de almendras como común mente se conoce pero que en realidad no es leche, se le llama leche por la misma apariencia de la leche de origen animal por lo que en realidad es un alimento nutritivo a base de almendras.

Contiene numerosas propiedades que favorecen en numerosas ocasiones a los intolerantes a la lactosa o a celiacos; Dicha leche es totalmente, natural, vegetal y equilibrada, no está compuesta por ninguna clase de conservantes ni aditivos y menos gluten, lactosa o colesterol, comparte propiedades afines con la leche de soya y debido a esto su contenido en calcio es indispensable durante las primeras etapas de la vida.

El nivel de colesterol también puede ser regulado o controlado por tomar leche de almendras, reduce los niveles de colesterol el doble que el consumo de aceite de oliva.

A nivel digestivo nos es de gran ayuda en casos de dispepsias gastro-intestinales, gastritis y como regulador del peristaltismo intestinal.

Tiene un alto porcentaje de fibra soluble e insoluble con lo cual: protege la pared intestinal, sobre todo a nivel del colon y regula la velocidad de absorción de azúcares y colesterol. En presencia de fibra la velocidad de absorción de glucosa puede disminuir hasta en un 50%; este hecho constituye la base para su uso clínico en el tratamiento de la diabetes insulino-dependientes tipo I y para el tipo II (insulino no dependientes).

Valores nutricionales de la leche de almendras

  • Hidratos de carbono: 62 g.
  • Proteínas: 12 g.
  •  Grasas: 10,5 g.
  •  Fibra dietética: 4,5 g.
  •  Vitaminas: A (210 U.I.), E (15 mg), vitamina B2 (152 µg)  y B1 (55 µg).
  •  Minerales: fósforo 220 mg, calcio 200 mg, potasio 200 mg, sodio 35 mg y  hierro 5 mg.

COMO SE PREPARA:

Moler 1 taza de almendras sin sal y peladas previamente remojadas en agua por unas horas, luego mezcla las almendras en la licuadora con 3 tazas de agua; posteriormente cuela toda la mezcla y listo. (o sin colar)

Agregar vainilla, azúcar o canela según tu paladar ¡!!